sábado, 12 de enero de 2008

DOS POEMAS DOS


VIII

¿Ya lo ves?,

que funesto precipicio

anestesio la ira,

cuántos centavos

se gastaron para encajarle

el diente a las desapasionadas

llamadas telefónicas.

¿Ya lo vez?,

a la espera de ablandar el hastió,

apesadumbrado por los bocinazos

no me quejo de nada

tan sólo del silencio en el anfiteatro

de mis días.

IX

Y escucharas la voz de bronceados muchachos

endulzar con atinados florilegios de mar

la funesta algarabia de tu cuerpo, alto y tibio.

Yo desfallezco aburrido,

atado a la impaciencia:

inhalo y bebo, bebo, inhalo y fumo,

forjo, prendo, inhalo, suelto, bebo,

Yo escribo en este verso yo, porque soy yo,

traicionar la mínima franqueza de mi desasosiego

no me traería ni la más blanda de las flores

de su compañía.

Como si de extrañar se tratara:

Inhalo y bebo, bebo inhalo y fumo

Forjo, prendo, inhalo, suelto, bebo.

No conseguiré quererte como esos muchachos del mar,

que estúpido me ha hecho la vida,

que estúpida vida me ha traído,

que asco estar vivo.

Inhalo y bebo, bebo inhalo y fumo,

forjo, prendo, inhalo, suelto, bebo.

2 comentarios:

Crystal y Alejandro dijo...

Llegadores los poemas, me gustaron mucho. Disculpa si hasta paso a saludarte pero Tijuana es inmensa y habia muchos minutos que invertirle. Allá lo veo el lunes y le entregó unos recuerditos. Haganse las chelas!

Ana dijo...

Óscar no sea gacho, comuníquese conmigo, hay interés en que grabe un programa para radio. Escríbame porfas a mi correo: milenade@gmail.com,
para ponernos en contacto. sirve que me da las revistas y los libros que me debe desde el año pasado, no se haga.