jueves, 16 de abril de 2009

!!!!POEMAS¡¡¡¡




CARTAS PARA CYNTHIA DE SU AMIGO ENFERMO DE GOTA EN DÍAS DE VERANO QUE PODRÍAN SER CUALQUIERA, HOY, POR EJEMPLO



I
Bajo las nubes,
debajo del halito sombrío de su peso,
sentí la gravedad hirsuta de la llovizna.

Se mantenía cálida la herida de la tierra,
verano leímos en rayados cuadernos
de pasto y flores.

Una lombriz blanda es mi pie derecho,
depravado a voluntad ardió
de dolor en su tibia poquedad de cinco dedos.

Mi querida, espera a que baje la hinchazón
para que cierres la llave de la lluvia,
déjame respirar esta agua con mis branquias,
perdidas en la madrugada cuando me fueron otorgados
los inútiles adoloridos bastones de hueso débil.

Recuperadas ahora que vienen las limosnas liquidas del cielo,
en el ocaso de mi carrera de joven,
viejo a los veintitantos,
te escribo bajo la lluvia.

Escúchame amiga mía ligera amiga:
estoy comiendo de tu recuerdo
trocitos de calma para las ansias,
reventado de pastillas,
sobado como un rey azteca al sol de la selva tendido,
y soy el ciudadano tal y tal,
no puedo regalarte un puma ni construir una pirámide,
cómo podría con el piquetazo recio del dolor de tobillo,
cómo podría si he bebido incluso el vino de las ofrendas.

Voy a los prados cantando versos a las palmas,
los helechos, las gladiolas,
perdido en el tiempo,
acariciado por sus lóbregas estaciones.

La gota sobre el parabrisas mantiene
su baile ejercitado en tintinear,
lo mojado tiene el peso de la relajación,
mis vísceras igual, por eso se callan,
el rápido adiós del colibrí que llegó montado
en la estrella de la mañana que es Satanás,
y el fruto lacio de la luz que comienza
reanima y comienza.

La gota es un útero, ahí están dentro las partículas,
ella misma es partícula, mi pie es el útero
entonces, como mi cabeza testículo,
el amor agobio,
el asco gloria,
la gota,
gota.

II
La había observado a usted,
quiero decir antes de que también le hablara,
antes de su risa balsámica
ya la había leído mágica
en los pétalos de las flores
de mi tormento,
y me hincho usted el pie de gozo, no de gota,
me puso contento como
un asalariado contento de cobrar,
me burbujeo la vida,
querida amiga brillante.

La celebro desde la alcoba
confortado por su cándida
aparición en el monitor,
deslumbrado por usted
y no por destello de la pantalla.

¡Ya!,
entraré en el agua y pondré el punto.



III

Qué es la raíz de la flor
sino una condena que aferra
la dulzura del color a la tierra,
y qué el amor sino otra
cara de el hambre de los cuerpos,
y qué el hambre de los cuerpos:
nostalgia de lo que no se dio,
cosquillas arrepentidas todo el día.

Yo elijó tu providencia de pantalla,
porque es adorable
como una nube que
dispersa el humus en los parques,

nuestra conversación de confesionario,
nuestros secretos palpitados,
puestos ahí,
a la usura de los incrédulos.

Si observaras la flor de la embriagues
que yo veo y que me hace pensar en Kleist,
te escribiría como él cartas largas a Enriqueta,
quizá podría hacerte soñar
con la pensión en el rio,
las mañanas quietas,
la complicidad con la bala que se entierra.


IV
Vestida de Klimt
muchacha Caravaggio
dulce si es Matisse
turbía de Goya
espontaneaa a lo Pollock
que poco sería Magritte
Menina suave
Renoir al sol fumando con Degas
detenida en la sala alta del Greco
fina en el descaro junto a Shielle
deliciosa por obscena
en la sala de Vermeer
con mirada increíble
parecida a Torneau.

lo escribí con tiza en la pared

hoy.

V
Ayer mantuve la atención
en algo más que llenar
el hueco infinito
y mortal de la impaciencia.

Una pareja de niños
que se besaba detrás de una camioneta
me hicieron imaginarte recostada
sobre la cajuela.

Las manos del muchacho eran la mías,
los ojos tuyos los de ella,
de ella tu respiración
de criatura adolecente.
Creciéndonos.

Soy manos de hielo desde el desierto,
escribo para decirte que estoy feliz
pensando en ti.


VI
Ciempies azul
camina la mitad del sí
la mitad del no

fabulosa estrella
centrifuga su risa
en el concreto

será verdad
lo que sueñan
los hombres

atrapar moscas
ya es la guerra

y reír ancho
ampliar
cínico el desquicio

decir te amo
vacuidad de palo
para vientos huecos

VII
Por la diáspora espora
que alumbra nuestro
encuentro,
cabalgué en autobús
con gracia equina
las millas tremendas
que da esa cosa, la lejanía.

Destilado el hígado,
hinchado el tobillo,
lo sabes muy bien,
prefiero la dulzura de
la queja que ahujas
y graduados en medicina.

También prefiero la mermelada
de fresa sobre pan blando,
nunca esperar la hora de dormir.

¿Para qué hablarle a las estrellas?,
jamás he comprendido a
los que lustran las botas,
pero comprendo lo absurdo
del intento.
VIII
Se aleja para verme,
le han dicho el otro,

espíritu, alma,
el bueno y el malo,
nombres de santos,

y luego dioses,
y generales y esclavos,
y el esto y el aquello,
creo que también a veces:
dolor y gloria.

Pero soy yo que me alejo
cercano al sol como la chispa,
susurrado al infinito,
más estúpido que el resto,
cruel antifaz
ese otro que siempre uno es

El bramido de un tráiler,
silbido rabioso que engorda,
insípida tortilla del almuerzo.

Lo despierta cualquier zumbido,
despega, pero abrazado a mi carne,
piensa que no lo escuchó,
se mueve como un pez
engañado por la espuma brotada
de la danza.

IX
Para descorazonar una manzana
hay que tener la precaución
de purificar la cuchilla
que penetra siempre al fruto
de la conciencia y de el culo.

Cuchilla enhiesta
en la izquierda profana,
la pulpa revelada,
centro de una vagina
amplia,
ejemplifica.

Corta la mano filosa,
imaginó como de costumbre
la Avenida Juárez de todo el país
chillar el alarido herido
de la orfandad sacra en el hurto.
X
¿Por qué no te corto como a la manzana
el corazón con mi mohoso cuchillo
cubierto de espinas que curan?

¿Por qué cifro la sintaxis en
versos que nacen del deseo
y no de la conciencia?

¿Y el escondrijo de la rata esta,
la de mi amor, mi cariño
bobo por la mota y los besos,
no es corriente cosa
acechar por oficio el recuerdo
de tus, simplemente, dulces gestos?

¿Deseas el sortilegio
de acariciar mi lomo
de hurón, mi panza grande,
mis todos animalejos de carne?

¿Quisieras un asalto falso y fílmico
a los balcones de un amor que
nadie entiende, o el arrebatado
dame y toma que por fuerza
será toma y dame?

2 comentarios:

Cit dijo...

Hola!
Gracias por el comentario ¿La canción de tu blog es de Nico...? Como sea suena a Nico y me gustó mucho.
Estuve leyéndote y... no es el estilo de poesía que amo pero está chida. Y El lobo hombre es también uno de mis libros favoritos, o mejor dicho Boris Vian es mi número uno ¡ja!
Pues.. estamos en contacto vecino (debo decir que ya no paso por la calle de tu casa porque me siento agredida por lo perros y yo les tengo fobia)ojala me puedas informar cual par de poemas quieres para tu fanzin...
¡Gracias y hasta pronto!

Cit dijo...

Yo sabía que era Nico...
En tu perfil de blogspot vienen tus intereses y mencionas el libro de El lobo hombre, de ahí se puede inferir lo de Boris Vian... ¿Has leído La hierba roja? Yo creo que es su mejor libro... en fin.
Pues gracias por los comentarios y por lo de la publicación, de verdad es un honor para mí y pues aquí andamos... seguimos en contacto.